Manifiesto vieja

Having a laugh: Two old friends share a few jokes while smoking their pipes in Vietnam captured by Huu Hung Truong(http://www.dailymail.co.uk/news/article-2253623/Get-picture-Stunning-entries-World-Photography-Awards.html)

MANIFIESTO VIEJA

(Traducción del texto Manifestu atso-agurea)

-Esta es mi edad, este es mi cuerpo; es el cuerpo de una persona vieja. Si a alguien no le gusta, es su problema.

-Sí, he dicho vieja, ¿y qué? (¿Quién necesita eufemismos?).

No tengo intención de ser “abuela” o “abuelita”. Puede que lo sea, pero aún en ese caso, estoy en contra de que me consideren como tal todo el tiempo. Ya sabemos que ese es casi el único valor que nuestra sociedad reconoce a las personas viejas, pero eso no es cosa mía.

No me voy a sentir obligada a vestirme de surfista / hip-hopera / montañera urbanita / maniquí a la última (al menos en la medida en que no sea surfista, hip-hopera, montañera urbanita o aficionada a la moda).

-Sobre transformar mi cuerpo (como mandan los cánones de la belleza, el hipermercado de la cirugía, etc.), digo lo mismo: ante la presión de parecer joven, voy a hacer lo que me dé la gana.

-Dentro de cien años (casi) todo el mundo que conocemos estará muerto. Eso iguala mucho ¿verdad? Y aporta al tema un punto de relatividad bastante majo. Así que viviré mi tiempo como mejor me parezca.

No voy a tener “espíritu” joven (¿qué es eso?). Entre la gente vieja, cada cual tiene el espíritu que quiere y puede, tal y como ocurre entre la gente joven.

-No estoy dispuesta a esconderme, a situarme en un segundo plano, a pasar desapercibida; ni a ser digna, comedida, prudente, adecuada… para hacerme perdonar mi edad.

No voy a decir que la gente vieja es más sabia, más juiciosa, más conservadora, más libre o más lo que sea. ¿Quién ha dicho que esto es una competición? Paso de esa competición.

-No voy a decir que la gente joven es (póngase aquí cualquier adjetivo despectivo). No voy a caer en la trampa de despreciar a la gente joven.

-Me gusta la gente joven, la infantil y la de mediana edad (no toda, claro). Me parecen bien las relaciones, redes y alianzas entre personas de distintas edades.

Espero del servicio de salud y de su personal la misma atención que cuando tenía 35 años. No voy a aceptar que, a partir de una edad, ya no merezco la misma consideración, gasto médico y profesionalidad. Cada día de vida cuenta: con 20 años y con 80.

-Que la frase “A ver si no da mucho trabajo (ya sabes, por la familia; y por ella misma, claro)” no sea un criterio fundamental de mi entorno ante las vicisitudes de mi vida.

-En esta sociedad se esperan bastantes cosas de la gente vieja. No me importa mucho; no las voy a cumplir si no quiero.

Soy vieja, pero esa no es la única cosa que soy, y seguramente no es la más importante. Como en las edades anteriores, soy muchas cosas, además de ser de mi edad. A quien solo ve mi edad, le falta agudeza.

Hasta aquí he llegado hoy. Al texto le sobran algunas entradas para ser un decálogo. Estoy segura de que, si tengo la suerte de irme haciendo vieja, se me ocurrán todavía más puntos.


Cartel de las fiestas del Casco Viejo de Vitoria (2013), organizadas por el grupo “Zaharraz harro”.

Esta entrada fue publicada en anitzak y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s