Sobre el velo integral, el autobús y la violencia machista. Con contundencia.

Ayer, en el día internacional contra la violencia machista, he oído a una concejala del PP en Vitoria pedir a las feministas que se opongan al burka a la vez que les reprochaba que no se pronuncien con suficiente contundencia sobre el tema. Y lo hace cuando sigue resonando el episodio en el que un conductor de autobús local impidió la entrada a una persona (presumiblemente una mujer) vestida con una prenda que describió como burka, actitud que ha recibido, cómo no, el apoyo del alcalde de la ciudad (que no desaprovecha ocasión, por excepcional que sea, de señalar al colectivo inmigrante).

Parece que desde el PP hay quien se propone darnos lecciones sobre feminismo (lo que hay que ver, San Gallardón), a la vez que se insinúa una especie de oscura complicidad entre las feministas autóctonas y el machismo de origen islámico (pero qué rabia les damos las feministas y los musulmanes). En resumen, que parece que tenemos que apoyar la prohibición del burka en los espacios públicos igualito que hacen ellos.

He tenido ocasión de hablar con otras feministas sobre esta cuestión y no estamos dispuestas a repetir lo que nos dictan algunos repentinos defensores de los derechos de las mujeres. Seguramente no estaremos todas nosotras de acuerdo en todo (¿tendríamos que estarlo?), pero puede ser que compartamos algunos criterios sobre el tema. Dejo de lado la cuestión de la seguridad (que si pasamontañas, que si disfraces en Carnaval, que si máscaras de Halloween, que si velo integral…), porque cuando esos sobrevenidos paladines de las mujeres apelan al pronunciamiento de las feministas, no es de seguridad de lo que están hablando.

Yo diría que algunas feministas

-Estamos a favor de la libertad individual de todas las personas a la hora de vestirse en todos los espacios y también en los espacios públicos.

Apoyamos a las mujeres que sufren el patriarcado, o dicho de otro modo, que sufren opresión por razones de género. Nuestra opción no es añadir otra opresión a esas mujeres, expulsándolas del espacio público (impidiéndoles, por ejemplo, usar el transporte público o acudir a determinados servicios). Impedir su participación o su presencia dificulta aún más la vida de estas mujeres, sin incidir en la raíz del problema.

-Estamos en contra de la opresión de las mujeres por razones de género y creemos que es necesario actuar sobre quienes ejercen esa opresión. (Sobre opresiones hemos aprendido algo gracias al feminismo, dicho esto para quien sólo imagina como opresores a los hombres musulmanes).

-Creemos prioritario contribuir al empoderamiento de todas las mujeres. Las herramientas fundamentales son la formación, la participación y la visibilización, de modo que cada mujer pueda ampliar el espacio de libertad a la hora de tomar sus decisiones. Las que sean. Estamos a favor de incrementar los medios para que esas herramientas lleguen a manos de las mujeres.

Lo que vemos en estos momentos es precisamente lo contrario, un recorte económico importante en los recursos destinados al empoderamiento de las mujeres. Sería muy deseable que aquellos políticos que tanta preocupación expresan por determinadas indumentarias femeninas mostraran su implicación real a la hora de proporcionar recursos para ese empoderamiento, en lugar de criminalizar a las mujeres.

-Indumentarias como el velo integral merecen ser objeto de análisis desde el feminismo. También merecen análisis otros modos de vestir y tratar el cuerpo de las mujeres (y los hombres) que no se relacionan con el Islam. Prohibir esas indumentarias y modos (depilación, cirugía estética, velo…) no contribuye a disminuir las opresiones.

-Hay que escuchar la voz de las mujeres cuya indumentaria es cuestionada y la de otras que culturalmente se ven identificadas con ellas. ¿Cómo están? ¿Qué piensan? ¿Qué sienten? ¿Qué desean comunicar?

-Queremos buscar solidaridades entre personas y colectivos de origen local y personas y colectivos de origen extranjero, de cultura y/o religión musulmanas, etc. para co-construir alianzas en contra del patriarcado y abrir espacios de libertad para las mujeres. No como un activismo de unos colectivos contra otros, sino de unos con otros.

Un par de comentarios

Añado ahora, para ser exacta, que el conductor del autobús mencionado adujo razones de seguridad para no permitir el servicio a la usuaria. A las feministas se nos pide, además, que apoyemos la prohibición del uso del velo integral o del burka en lugares públicos por ser una prenda machista que refleja la sumisión de la mujer.

Dicho esto, impedir a una mujer subir a un autobús porque se juzga que su indumentaria es machista, es como impedírselo a una mujer extremadamente delgada porque se considera que su presunta anorexia es producto de la sociedad patriarcal en la que vivimos. Añadir otra opresión, otra violencia a las que se presume que sufren estas mujeres no puede ser la forma de tratarlas.

Derecho de admisión

Fuente: La pulga snob. http://www.lapulgasnob.com/2014/03/derecho-de-admision.html

Dejar en la parada a esas mujeres es más bien convertir el cuerpo de estas en el campo de batalla entre quien se considera defensor de la democracia y ese enemigo imaginado como todo lo contrario. En ese tira y afloja la perdedora es de nuevo la mujer. Pero ese defensor sólo actúa así con la que lleva velo integral, no con la que lleva escasa ropa cuando hace frío. A esa última, puede que algunos de esos defensores incluso la “agasajen” con un piropo. La islamofobia de la sociedad local, tan naturalizada que ni nos damos cuenta de ella, es el factor que sesga la mirada.

(Un poquito de formación feminista tampoco les vendría mal a estos políticos que tanto hablan de lo que debemos hacer las mujeres, digo yo. Pena que se hayan perdido el curso de Brigitte Vasallo sobre “Islamofobia de género” que acaba de tener lugar en Vitoria. Si es que se aprende mucho dialogando con feministas y escuchándolas, de verdad…).

Esta entrada fue publicada en anitzak y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Sobre el velo integral, el autobús y la violencia machista. Con contundencia.

  1. Miren Vives dijo:

    Erabat ados! Mila esker horren argi jartzearren.

  2. es falso , el conductor no la dejo subir por precaución de seguridad . En ningún momento hablo de machismo . Un articulo entero que no tiene nada que ver con lo que paso . Se puede defender a las mujeres sin necesidad de mentir o distorcionar la verdad .

    • abarquin dijo:

      Mi punto de partida es que se pide a las feministas que se pronuncien a favor de la prohibición del velo integral y ello se hace desde la presunción de que de esa manera se están defendiendo los derechos de esas mujeres. Cuando se nos pide ese pronunciamiento, no se hace, por tanto, en nombre de la seguridad, así que no me ocupo de esa cuestión en mi texto, tal como explico en él. Toda mi argumentación tiene que ver con lo que significa esa prohibición para las mujeres, que hay debajo de ella y cuáles serían sus consecuencias. Es verdad, como usted dice, que lo que se ha publicado es que ese conductor explicó su comportamiento en relación con la seguridad. Así que me imagino que habrá actuado con ese mismo criterio en otras ocasiones, dejando en la parada a personas que llevaban ropas amplias (¿quizá alguna monja o sacerdote?) o no llevaban el rostro a la vista o no era reconocible (¿quizá en carnaval, en halloween, con jóvenes que llevan la capucha puesta…?). El caso es que esos problemas de seguridad no han llegado a la prensa…

      Aunque no iba a hablar de seguridad, ya metida en harina, voy a decir una cosa más. Si una persona quisiera introducir armas y cometer un atentado o un acto de violencia en un autobús, ¿de qué se serviría para ello o qué ropa elegiría para pasar desapercibida en Vitoria? Ah, pues un burka, claro, que no despierta sospechas en casi nadie y casi nadie se fija en él. No se viste de monja, no, se pone un burka o un velo integral. Y entonces alguien, a pesar de ese disfraz tan bien elegido, por pura perspicacia se da cuenta de que hay un posible peligro y lo pone de manifiesto, sin más. O quizá es que ese alguien no pensó que iba disfrazada, sino que era su ropa, y, como es sabido, una mujer con un burka es por su misma naturaleza un problema para la seguridad… No, de verdad, se puede explicar como se quiera, pero hay que analizar más, creo yo.

      En cualquier caso, de toda esta historia, lo que peor me parece es el aprovechamiento político del episodio para seguir cargando contra la inmigración.

  3. Juan G. B. dijo:

    Hola. Estando de acuerdo en todo con lo que expones en este post, solamente me gustaría compartir una idea malévola que se me ocurrió al oír la noticia: ¿Qué hubiera pasado si alguien intentara entrar en un autobús de Vitoria (o de cualquier otra localidad vasca), con un capuchón blanco, una txapela y una cazadora negra con un parche de la ikurriña (del hacha y la serpiente ya no hablo, porque creo que eso sí está prohibido por ley)?
    Yo no tengo ni idea; quizás el conductor hubiera echado a esa persona o quizás no. Pero si según las normas de TUVISA, no se puede impedir el paso a alguien con la cara cubierta, estaríamos en las mismas, creo yo… ¿o no?
    Agur bat.

    • abarquin dijo:

      No lo veo del todo claro, Juan G. B. Entiendo lo que quieres decir, pero si alguien entra en algún sitio de esa guisa es seguramente porque es carnaval o algo así. Quien va a cometer un acto de violencia de tinte ideológico no se pone una especie de traje de terrorista o un cartel que diga “soy terrorista y ahora mismo la voy a liar”; no se disfraza, vamos. Por eso creo que el caso que tú propones es algo exagerado, porque quienes cometen atentados, lo que pretenden es no llamar la atención. Para llevar a cabo un acto racista, tampoco casi nadie sale a la calle vestido del Ku Klux Klan.

      Aprovecho para comentar otra cosa. Y es que además un burka no es un “traje de terrorista”, y si lo vemos así es porque nos están enseñando y estamos asimilando la equivalencia “(casi cualquier cosa relacionada con el) Islam = violencia/terrorismo/peligro”. Que el tema de la seguridad en el transporte público, que aquí no ha surgido hasta ahora, haya saltado con esa indumentaria que relacionamos con el Islam no es una casualidad. Y mira que la gente se pone cosas diversas para salir a la calle y usar el transporte público… Pero ha sido por esa prenda. Por una prenda, digo, y no porque haya sucedido realmente algo peligroso en un autobús.

      Luego está la gran pregunta, claro: ¿Por qué extender una sensación de inseguridad y desconfianza hasta ahora inexistente? Y las otras preguntas: ¿Para qué sirve el miedo? ¿Quién lo está fomentando y qué beneficio le reporta? Y la ciudadanía, ¿es así como queremos vivir?

  4. paco dijo:

    En mi opinión no es una cuestión de racismo, simplemente, que si yo voy en un autobus con una persona con la cara tapada me genera desconfianza, sin ir mas alla, sin prestar atención a si se la tapa con un pañuelo, con un burka o con un pasamontañas.

  5. abarquin dijo:

    Eskerrik asko, Haizea! Oso interesgarria da.

    Añado el artículo que ha publicado Brigitte Vasallo recientemente en Pikara Magazine:
    http://www.pikaramagazine.com/2014/12/velo-integral-el-feminismo-como-exclusion/

    (Paco, lo de la seguridad por sí sólo no explica el episodio de Vitoria. ¿A cuántas personas que no mostraban la cara ha dejado ese conductor de autobús en la parada en los últimos años? ¿Cuántos casos de esos han llegado a los medios? ¿En cuántas ocasiones se ha puesto a recoger firmas el conductor para avalar su procecer?)

  6. Kima dijo:

    Erabat ados! Mila esker hain ondo esplikatzeagatik!!!

  7. Pingback: Islamiar zapia / Pañuelo islámico | Mariturri Guraso Elkartea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s