“Yo he pasado por la oficina de Maroto contra la RGI” (El Correo, 2014-12-29)

maroto correo

(Nire artikulu bat atzo El Correon).

Lo hice la tarde del 22 de diciembre, cuando la abrieron. Para indicar respetuosamente a quienes la atendían que estoy en profundo desacuerdo con esa iniciativa llamada “ayudas más justas”, iniciativa que toda la ciudadanía, también la que está a su favor, entiende como el siguiente paso en la campaña del alcalde Javier Maroto contra la inmigración. Tuve ocasión de intercambiar opiniones tanto con algunas personas de la oficina como con el propio alcalde, que por lo que vi pasó buena parte de la tarde allí. Y es que luego Javier Maroto dice que todo el mundo se le acerca para felicitarle y apoyarle por abordar el tema de la RGI y los inmigrantes, y no, todo el mundo no. Hay mucha, muchísima gente que no. En fin, que todo hubiera quedado en un educado intercambio por ambas partes, si no fuera por las consecuencias sociales gravísimas que tiene la polémica abierta y alimentada por el alcalde durante todos estos meses y que parece que no tendrá fin hasta las próximas elecciones.

Seguramente está dicho todo o casi todo sobre la necesidad de no restringir más la RGI, su condición de derecho subjetivo, la función social que está cumpliendo en estos duros momentos de crisis-fraude-robo que vivimos (fraude-robo de proporciones catastróficas cometido por quienes viajan en limusina y no por los que llegan en pateras -perdonen si copio la frase de una pancarta- y que no entendemos cómo no merece alguna iniciativa por parte de esa oficina). Se ha dicho ya todo o casi todo sobre el coste indirecto que supondría para el propio sistema que miles de personas que ahora no tienen acceso al trabajo dejaran de percibir esta ayuda, también sobre el enorme fraude fiscal que permanece impune, sobre algunos abultados gastos municipales de muy difícil justificación…

Pero no hay palabras para lamentar lo que estamos perdiendo, algo que va a ser realmente muy costoso de recuperar: una parte fundamental de la convivencia de esta ciudad. Estamos viendo crecer día a día las expresiones racistas y xenófobas en la vida diaria; personas que antes no se pronunciaban de ese modo, se lanzan ahora a calificar de vagos, abusones, vividores, imposibles de integrar… a sus propios convecinos: a grupos de inmigrantes concretos o a los inmigrantes en general. Esas personas se expresan, en realidad, en términos parecidos a los que han oído en boca de su alcalde y otros miembros de su partido en la radio o en la televisión; ahora se sienten legitimadas para cargar abiertamente contra los últimos de la fila. Y estamos oyendo esto en el trabajo, en las tiendas, a la puerta de la escuela, leemos sus frases en el whatsapp, en el twitter, en el correo electrónico, en los comentarios de los periódicos digitales… Vemos a alguien haciendo un gesto despectivo refiriéndose a “esos”, para luego emitir un calificativo o una frase que generaliza sobre un colectivo entero, hasta llegar a increpar por la calle a personas que no conoce. Estamos notando que estas expresiones se han incrementado de manera alarmante en los últimos tiempos, que hay muchas personas de origen extranjero que son señaladas y viven en esta sociedad con creciente incomodidad (enhorabuena a los promotores, si era eso lo que se pretendía). Está claro, en fin, que el discurso de determinados políticos está alimentando actitudes que dificultan el entendimiento diario y tiran por la borda en pocos meses el trabajo de convivencia que se viene realizando desde hace años sobre todo desde el ámbito escolar. Por cierto, ¿cuántas familias autóctonas querrán en adelante compartir escuela en esta ciudad con esas gentes que Maroto señala con el dedo? Menuda ayuda para la integración la que nos acaba de arrojar.

¿Se traducirá este deterioro del clima social en votos para Maroto? Si es así, él y su partido habrán ganado algo en este río que ellos mismo han revuelto; para la cohesión ciudadana, sin embargo, todo es pérdida. ¿Será este el legado de Javier Maroto, aquello por lo que será recordado su mandato? Pues tiene todo el aspecto de que va a ser así. Hay un antes y un después de la campaña Maroto en al ámbito ciudadano y su responsable tendrá por ello el reconocimiento que merece en la historia. Penosa herencia y triste gloria.

Aún dos palabras sobre un aspecto central. ¿Qué hay de los hijos de los inmigrantes en paro? Esos niños y niñas que han nacido aquí o que han venido de pequeños con sus familias, que se han escolarizado en las escuelas locales, hablan castellano y euskara, tienen amigos aquí, corren y juegan por las calles de la ciudad, son parte de la ciudad… ¿Habrá que explicarles que sus padres son solo mano de obra barata y que cuando se quedan sin trabajo por culpa de la crisis-fraude-robo, sus familias y ellos mismos no merecen el derecho a percibir la ayuda de la dignidad y que tendrán que vivir de la caridad, de la mendicidad o intentar volver a los países de origen?

Para terminar, me queda reconocer al resto de los partidos la actitud sensata y unitaria que están manifestando en esta cuestión, por no entrar en una triste competición a la caza de votos en un tema tan peligroso. Los episodios de creciente xenofobia que vemos en Francia y Alemania nos llevan a encomiar la prudencia de los partidos vascos. El día 18 de este mes de diciembre, Día Internacional del Migrante, el lehendakari Iñigo Urkullu hacía una declaración institucional a favor de una ciudadanía plural e inclusiva, en un acto que seguramente no le va a reportar ningún nuevo voto y que por eso es más valioso si cabe. Y, finalmente, está la propuesta del movimiento ciudadano Gora Gasteiz, que puede ser un buen antídoto contra esa ciudad insolidaria, excluyente y antipática a la que parece abocarnos la irresponsabilidad de algunos políticos.

Esta entrada fue publicada en anitzak. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “Yo he pasado por la oficina de Maroto contra la RGI” (El Correo, 2014-12-29)

  1. amaia73 dijo:

    Oso ona da artikulu hau Amelia, eta gainera beharrezkoa!!

  2. Beti bezain interesgarri eta argigarria zure artikulua aspaldiko Amelia. URTE BERRI ON eta jarraitu idazten eta guztion eskubideak aldarrikatuz, primeran egiten baituzu.

  3. abarquin dijo:

    Aupa, Mikel! Bai, aspaldiko! Plazer handia da zurekin hitz batzuk trukatzea. Zeu ere ondo-ondo ibili urte berrian!

  4. Que Pena dijo:

    Bonitas Palabras . seguro que la crisis tiene mucha culpa en lo que esta pasando , solo espero que las cosas mejoren pronto , y que baje el numero de los marroquies que lo estan cobrando , Que resulta ahora que son la culpa de lo mal que vive mucha Gente , y los Latinos son los Buenos , claro pueden Votar señor Maroto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s